Misión

Organización ciudadana dedicada a preservar aves mexicanas en riesgo de extinción www.txori.org

miércoles, 11 de julio de 2018

Que la nueva SEMARNAT inicie el Programa Nacional para el Rescate de los Psitácidos y su Hábitat


Mtra. Josefa González Blanco Ortiz Mena, futura titular de la SEMARNAT (Foto: El Economista)

Además de su importancia cultural e histórica y del potencial económico que supone su atractivo en actividades ecoturísticas como la observación de aves, los psitácidos (pericos, loros, cotorras y guacamayas) son vitales en los ecosistemas que ocupan; al forrajear y alimentarse en las copas de los árboles ayudan a fertilizar los suelos, a proporcionar nutrientes a muchos de los organismos que viven en el sotobosque y algo que es fundamental, a dispersar semillas, propiciando así la regeneración natural de los bosques y las selvas, lo cual contribuye a reducir el impacto del cambio climático global. Por lo anterior sabemos que si cuidamos las poblaciones silvestres de estas aves (“especies paraguas”) también protegeremos a otros organismos que comparten el hábitat. Lamentablemente las 22 especies de psitácidos mexicanos se encuentran bajo alguna categoría de riesgo debido a la destrucción de su hábitat y al tráfico ilegal de fauna silvestre.  

En Fundación Ornitológica Txori reiteramos la necesidad de crear el Programa Nacional para el Rescate de los Psitácidos y su Hábitat (PRONAPSI), confiamos que la nueva Semarnat, cuya titular será la maestra Josefa González Blanco, quien conoce muy bien la problemática, atienda nuestra propuesta y promueva la creación del PRONAPSI.

El PRONAPSI es una iniciativa que articula la conservación de especies en riesgo de extinción con la restauración de ecosistemas y el desarrollo social, vinculando a todos los actores involucrados; es decir, instancias de gobierno municipal, estatal y federal, comunidades, instituciones académicas, organizaciones civiles y privadas, para que de forma estrecha y coordinada trabajen en las siguientes acciones:

1. Detener la deforestación, especialmente en aquellos corredores biológicos en los que todavía hay presencia de poblaciones silvestres de psitácidos. Identificar estos sitios, protegerlos y, en su caso, restaurarlos debe ser una prioridad.

2. Fomentar e incentivar entre la comunidad científica y académica el estudio de los psitácidos y el ecosistema que ocupan, estableciendo como prioridades la ubicación geográfica de las poblaciones, el estado de conservación que guardan y la problemática concerniente a cada una de ellas. Asimismo, el diseño de alternativas productivas que, a través de la conservación, favorezcan a las comunidades humanas que comparten el hábitat.

3. Fomentar e incentivar la búsqueda de mecanismos sociales, legales y económicos que fortalezcan la protección de las psitácidas y su hábitat. Rescatar los aspectos históricos, culturales e intangibles relacionados con ellas. Encontrar alternativas socioeconómicas que desincentiven el tráfico y comercio ilegal de las especies psitácidas, así como la destrucción de su hábitat. Promover actividades económicas sostenibles basadas en la apreciación y uso responsable de la naturaleza.

4. Establecer programas sociales municipales que vinculen la conservación de los psitácidos con las comunidades humanas que comparten el hábitat. Promover la educación y proporcionar capacitación permanente para desarrollar proyectos de aviturismo, turismo comunitario y/o rural. Lo anterior considerando las características particulares de cada comunidad, facilitándoles el acceso a recursos financieros y promoviéndolas como destinos de ecoturismo.

5. Reforzar la vigilancia, principalmente en los sitios de anidación, e incentivar la protección y denuncia ciudadana.

6. Combatir decisivamente a las redes de tráfico ilegal, poniendo especial atención en carreteras, puertos, aeropuertos, centrales camioneras y mercados tradicionalmente señalados por comerciar con fauna silvestre.

7. Levantar un inventario actualizado de los ejemplares en cautiverio y a partir de este buscar estrategias reproductivas, sobre todo en el caso de las especies que corren más riesgo, como el perico cabeza amarilla (Amazona oratrix).

8. Fomentar entre propietarios de mascotas y UMA el registro de psitácidos nativos, y en su caso el intercambio de ejemplares cautivos con fines reproductivos.

9. Mejorar la comunicación entre las autoridades competentes y las UMA dedicadas a la conservación de psitácidos.

10. Prohibir definitivamente la importación de aves cuyo origen sea silvestre, en especial especies exóticas catalogadas como invasoras.

11. Promover e incentivar entre las UMA intensivas la crianza de aves psitácidas nativas, sobre todo las especies endémicas y las mayormente amenazadas.

12. Diseñar y establecer un fondo financiero con recursos públicos y privados que permita sostener al PRONAPSI.

13. Apoyar e incentivar con recursos económicos y humanos a las UMA que crían en cautiverio aves psitácidas mexicanas con fines de conservación.

14. Promover y apoyar los proyectos técnicamente viables, cuyo principal objetivo sea la crianza-liberación de psitácidos (aviarios y/o santuarios) con la finalidad de restaurar poblaciones y ecosistemas.

No hay comentarios: