Misión

Organización ciudadana dedicada a preservar aves mexicanas en riesgo de extinción www.txori.org

miércoles, 30 de noviembre de 2016

¿Cómo alimentar a los psitácidos en cautiverio?



Por: Eva B. Prado y Víctor Busteros
Fundación Ornitológica Txori © 2016
Foto: UMA Aviario Txori

     La alimentación en cautiverio es uno de los temas más debatidos entre los expertos en aves psitácidas. Es un asunto bastante espinoso para los avicultores en general, quienes suelen enfrascarse en acaloradas discusiones sobre las dietas de los plumíferos que crían en sus aviarios. Cada avicultor asegurará tener la mejor fórmula basándose en su experiencia personal y difícilmente cambiará de opinión, aun cuando existan argumentos científicos que lo contradigan.

     La variedad, calidad y cantidad de los alimentos son condicionantes fundamentales si lo que se desea es lograr una nutrición óptima para mantener física y emocionalmente sana a la psitácida. Por supuesto cada especie tiene necesidades y gustos particulares, por lo que siempre es recomendable primero investigar cuál es su dieta en la naturaleza y en la medida de lo posible procurar replicarla. Igualmente se debe considerar que las necesidades calóricas y vitamínicas de las aves son diferentes dependiendo de la época del año. Lo mismo sucede durante el apareamiento, postura, incubación y crianza, etapas en que ambos padres necesitan consumir mayor cantidad de proteínas y calcio para así garantizar el éxito de la nidada.

     Salvo contadas excepciones, las aves psitácidas son tan omnívoras como los seres humanos. En el medio natural su dieta está condicionada a lo que puedan encontrar en el entorno, y claro, ello dependerá de la época del año y de las circunstancias asociadas; por lo tanto no siempre comerán lo mismo, su dieta variará a lo largo de las estaciones. También es importante tomar en cuenta que se alimentan de modo nómada y oportunista. Bajo estos preceptos se obtiene el primer criterio para establecer una dieta rica y balanceada para las psitácidas en cautividad.

     Establecer una dieta adecuada para las psitácidas en cautiverio suele ser una tarea que demandará tiempo y paciencia. Si bien ya existen diversas marcas comerciales de alimento procesado en croqueta o pellets (pienso) especialmente formulado para las especies más populares de pericos, loros, cacatúas y guacamayas, estos productos −generalmente costosos en México− no sustituyen ni a las frutas y verduras frescas, ni a otros alimentos naturales indispensables para mantener en buen estado a las aves en cautiverio, en todo caso son un valioso complemento alimenticio. Además, las psitácidas suelen ser tan quisquillosas como niños en cuanto a la comida que se les ofrece: comerán golosinas hasta saciarse y despreciarán todo lo demás.

     Un conocimiento primordial para quienes cuidan aves psitácidas en cautiverio es saber qué alimentos deben limitarse o no suministrarles por ser potencialmente dañinos para ellas. Por ejemplo, las semillas o pipas de girasol se deben limitar, pues consumidas en exceso les ocasionan enfermedades crónicas que resultan mortales. Asimismo los alimentos procesados con alto contenido de sodio, ya que les provocan afecciones cardiovasculares, renales y hepáticas.

     Entre los alimentos que por ningún motivo deben ofrecérseles, por ser tóxicos para ellas; están el cilantro, el epazote, el perejil, el aguacate, la col, la leche y el chocolate. El jitomate, la sandía, la papa y la calabaza tampoco son recomendables. Igualmente hay que tener mucho cuidado con las plantas a las que pudieran tener acceso en sus recintos, pues las psitácidas se sienten muy atraídas por algunos brotes y flores que ellas ven como suculentos bocadillos pero que son sumamente venenosos, tal es el caso de las azaleas y los rododendros, plantas ornamentales muy populares en jardinería.

Las 5 sugerencias para psitácidas mexicanas en cautiverio son:

1. Alimentos que nunca deben faltar en su plato:

     Papaya, manzana (sin semilla), guayaba, pepino, naranja, zanahoria, chile. Unos granos de maíz pre-cocido, un cacahuate, algunas semillas de girasol, cereal de trigo o avena, o croquetas para pericos.

2. Alimentos complementarios (dos a cuatro veces por semana):

     Melón, plátano, piña, pera (sin semilla), pimiento morrón (verde, rojo o amarillo), espinaca, chícharo pre-cocido, ejote pre-cocido, brócoli pre-cocido, germinados de alpiste, frijol o soya. Sopa de pasta (baja en sodio), tortilla de maíz, lenteja cocida, frijol cocido, arroz cocido, garbanzo cocido.

3. Alimentos de una o dos veces al mes:

     Huevo de gallina cocido, pollo cocido (sin sal), pescado asado (sin sal), hueso de jibia, pan integral tostado con miel.

4. Alimentos de temporada y ocasionales:

     Durazno, mango, higo, ciruela, mandarina, lima, fresa, uva, tuna, zapote, guamúchil, guanábana, anona, kiwi, capulín, coco, almendro, dátil, cocoyul, nuez, piñón.

5. Flores, ramas y hojas para forrajear:

     Rosal, bugambilia, malva, girasol. Todas las flores, hojas y ramas de los frutales comestibles antes señalados.

Notas adicionales:

a). Los alimentos cocidos deben prepararse sin sal, ya que el sodio en exceso es nocivo para las aves.

b). Las frutas, verduras, flores y hojas pueden servirse enteras, partidas por mitad o en trozos pequeños; es recomendable no quitarles la piel o cascara, por ello es indispensable lavarlas previamente. En el caso de la manzana y la pera es importante retirar las semillas, ya que pueden ser tóxicas para las aves.

c). Es recomendable complementar la dieta con un suministro periódico de vitaminas.

d). Las aves siempre deben tener a su alcance agua limpia y fresca para beber.

jueves, 9 de julio de 2015

Nacen tres guacamayas en Aviario Txori

Julio 8 de 2015 / Boletín 1507-1 


Fundación Ornitológica Txori celebra una sorprendente nidada de tres polluelos.

Zapopan, Jalisco ― El pasado 21 de junio Aviario Txori registró una inusual nidada de tres guacamayas verdes (Ara militaris), emblemática ave mexicana catalogada en peligro de extinción e incluida en la lista de especies y poblaciones prioritarias para la conservación.

“Lo interesante del hecho es que los tres polluelos nacieron de forma natural y desde que eclosionaron han sido criados por sus padres sin intervención humana, lo cual es un indicador inequívoco de que la pareja reproductora goza de cabal salud física y emocional”, señaló Eva B. Prado, una de las tres veterinarias que colaboran de forma voluntaria en Txori, en su caso brindando asesoría desde España mediante comunicación web.

La doctora Prado, quien es especialista en aves psitácidas, recalcó que además de lo concerniente a la conservación de la especie, la nidada de tres polluelos es un logro para el aviario, pues revela que el manejo zootécnico es magnífico. “Aunque sabíamos que probablemente uno de los tres polluelos no se lograría, ya que generalmente los padres escogen a los dos críos más fuertes y abandonan al débil, optamos por no intervenir y dejamos que la pareja tomara la decisión correcta. Suena cruel pero eso es lo que ocurre en vida silvestre. No obstante, ya han pasado más de quince días y estamos gratamente sorprendidos por el satisfactorio desarrollo que muestran los tres polluelos”, explicó.

“Es la primera vez que tenemos una nidada triple, por lo general las guacamayas ponen tres huevos y nacen uno o dos polluelos”, comentó la licenciada Carmen Hernández, responsable del área legal en Txori, quien emocionada mostró a los críos a través del monitor de TV por el cual son vigilados dentro del nido.

Víctor Busteros, director de Fundación Ornitológica Txori, dijo que lograr la reproducción natural de especies en peligro de extinción siempre es un acontecimiento importante en Aviario Txori, además es el mejor indicador de éxito del esfuerzo realizado durante décadas; aunque también comentó que es una pena no poder ofrecerles a las crías una opción diferente al cautiverio. Al respecto dijo: “Actualmente estamos trabajando en un proyecto que tiene el objetivo de establecer un santuario en el que nuestras aves puedan vivir en un entorno semi-silvestre, pero no es tarea fácil, sobre todo por la dificultad de conseguir los apoyos necesarios”.

Fundación Ornitológica Txori promueve una iniciativa de conservación integral de psitácidas mexicanas que subsiste gracias a la dedicación de un pequeño grupo de voluntarios y al financiamiento de la familia de su fundador, el ingeniero Cándido Busteros, quien falleció hace cinco años.

PARA SABER:

México cuenta con 22 especies de psitácidos (familia de aves que engloba a pericos, cotorras, loros y guacamayas), todas bajo alguna categoría de riesgo.
La captura de pericos silvestres en México está prohibida por la Ley General de Vida Silvestre. Ningún ejemplar de ave correspondiente a la familia Psittacidae (psitácidos), cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, podrá ser sujeto de aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales.

LA CAPTURA Y VENTA DE PERICOS SILVESTRES SE CONSIDERA UN DELITO EN EL CÓDIGO PENAL FEDERAL Y CONLLEVA UNA PENA DE ENTRE 9 Y 12 AÑOS DE PRISIÓN.

REFERENCIAS:


3.     Fundación Ornitológica Txori www.txori.org

4.     Sociedad de Ornitólogos Psittacidae https://www.facebook.com/groups/155979054718/?ref=bookmarks  

5.     Pericos mexicanos en peligro http://www.pericosmexico.org/index.html


Para mayor información escriba a info@txori.org

o comuníquese con Carmen E. Hernández al 044 333 955 4518